Posts Tagged ‘plantas exoticas’

Plantas exóticas

Thursday, April 12th, 2012


RAMOS DE PROTEA
La Protea es la flor nacional de la República Sudafricana. Esta flor, además de tener un gran número de variedades y clases, tiene varias especies similares muy bonitas y decorativas: la Banksia, el Leucadendron, el Leucospermum (es frecuente encontrar la variedad Leucospermum nutans, de color naranja pálido, en ramos frescos hechos con todo tipo de plantas de África que suelen recibir el nombre de “vegetación de safari”) y la Grevillea.
La parte central del arreglo con forma de abanico está hecha con flores de Banksia baxtereii, que recuerdan un poco a las vigorosas bolitas vellosas de la Clematis alpina. La parte superior del arreglo está hecha con Leucadendron grandiflorum y Protea barbigera, que proporcionan un toque alegre y aterciopelado; mientras que las flores pequeñas y rosadas son de Protea compacta. Existe otra variedad de Protea cuya flor se asemeja a una alcachofa y, como ésta se denomina Cynara, esta belleza africana lleva el nombre de Prota cynaroides.
También la Protea speciosa es muy bonita, con sus velludas flores de color marrón rojizo; esta especie, junto con el Leucadendron plumosum, que parece un abeto aterciopelado.
Hay que admitir que la familia de las Proteas no es de las más baratas del mercado, pero en cambio conservan su belleza durante años sin marchitarse ni arruinarse.

PÁLIDAS BELLEZAS
En la actualidad, existe material seco totalmente desteñido, lo que permite preparar con él arreglos florales en todos los matices de blanco, o incluirlo para conseguir un gran contraste con otros elementos de color (quedan muy bien, por ejemplo, combinados con gris y con verde grisáceo). La cola de liebre (Lagurus ovatus), es naturalmente blanca. También las cápsulas de semillas de las cardenchas (Dipsacus) son bastante claras cuando se secan.
Asimismo se puede conseguir todo tipo de ramas de helechos secos o de hierbas ya sea desnudas o con vainas de semillas.

AZUL “PAVO REAL”
Las tonalidades azules no abundan entre los diversos materiales secos aunque se pueden lograr con plumas de pavo real. Uno de los mejores proveedores de este color es la encantadora espuela de caballero anual (Delphinium ajacis), que se mantiene perfectamente azul una vez seca. Luego está, por supuesto, el azul violáceo de la siempreviva silvestre (Limonium), un color que, sin embargo, muchas veces resulta demasiado fuerte. También muy atractiva es la Catananche caerulea, una especie perenne que usted mismo podrá cultivar sin problemas y cuyas flores, incluso frescas, poseen un aire semejante al de las siemprevivas. Las inflorescencias del cardo yesquero (Echinops) poseen asimismo un espléndido color azul plateado.
El Eryngium, denominado cardo corredor proporciona unas flores ovaladas con forma de cono, que deben ser cortadas cuando están en el momento óptimo de su belleza (¡y de su intenso color azul!). Estas flores al igual que las de hortensia se pueden dejar secas en un recipiente con un poco de agua; este sistema sirve también para las flores del cardo yesquero, con las que es posible confeccionar un arreglo muy duradero que siempre podrá estar a mano. Quizás usted piense que el gigantesco cardo llamado alcachofa podría formar parte de este juego de azules pero, desafortunadamente, esta planta adquiere al secarse un tono marrón.
Es muy probable que una breve caminata por el bosque sea suficiente para conseguir un puñado de hermosas plumas de color azul brillante de arrendajo… muy atractivas y apropiadas para proporcionar un toque azul a un arreglo pequeño.
GRIS Y GRIS VERDOSO
Hay más que suficientes tonalidades de verde entre las diferentes variedades secas. En primer lugar, podríamos mencionar todas las clases de amapolas: desde la enorme adormidera (Papaver somniferum) hasta las pequeñas frutas alargadas de la amapola galesa (Meconopsis cambrica), con sus alegres florecillas de color amarillo canario y anaranjado brillante.
Luego está, por supuesto, el menospreciado Eucalyptus gunii, cuyas hojas redondas de color verde grisáceo se consiguen prácticamente todo el año y se pueden poner a secar en cualquier sitio, ya sea en un arreglo como colgadas o colocadas en algún líquido que les dé color. Esta planta tiene un fuerte aroma característico que se mantiene aún después de haberse secado. Otra variedad, el Eucalyptus cinérea, tiene hojas tan redondas que se lo llama árbol de los dólares de plata. La Brunia stokoei es extremadamente fuerte (ya sea fresca, en un arreglo “safari” de hojas y ramas, o seca), con sus erguidos ramilletes grises y sus delgadas hojas que conservan su color durante años. Esta especie que debe su nombre a un tal T.P Stokoe, quien la recogió por primera vez en 1922, en Sudáfrica tiene un origen dudoso: algunos botánicos creen que se relaciona con la familia de los brezos y otros, con la de las hamamelidáceas.